Siguiendo con Nagios…

comercialSiguiendo con la configuración de Nagios sobre Debian, decidí esta vez monitorear el servidor PostgreSQL que tenemos en nuestro sistema.

El plugin para hacerlo existe en /etc/nagios-plugins/config/pgsql.cfg. Así que lo activé incluyendo esta declaración en /etc/nagios3/services_nagios2.cfg:

 

define service {
hostgroup_name                  pgsql-servers
service_description             PGSQL
check_command                   check_pgsql
use                             generic-service
notification_interval           1 ; set > 0 if you want to be renotified
}

Esto naturalmente exige una contrapartida en /etc/nagios3/hostgroups_nagios2.cfg. Es esta:

#Lista de servidores mysql
define hostgroup {
hostgroup_name  pgsql-servers
alias           PGSQL servers
members         partagas.ettpartagas.co.cu,sistema.ettpartagas.co.cu
}

Ahora bien, una vez reiniciado el servicio nagios tecleando  service nagios3 restart, me doy cuenta de que el plugin no me está monitoreando esos servidores, y me advierte de un error de parámetros. No puede acceder a verificar si esos servidores trabajan correctamente. ahora bien, los binarios de los plugins de Nagios se encuentran en /usr/lib/nagios/plugins, y en todos ellos se puede obtener ayuda si vamos allí y los invocamos con ./nmbredeplugin –help.

Habiendo hecho esto, me doy cuenta de que la técnica de comprobación se basa en tratar de abrir la base template1, que existe en todos los servidores PostgreSQL, y la verificación está fallando porque no tiene un login y contraseña adecuados para hacerlo. Así que voy a /etc/nagios-plugins/config/pgsql.cfg y allí en la línea que invoca al script check_pgsql lo que se mande a ejecutar sea:

/usr/lib/nagios/plugins/check-H  ‘$HOSTADDRESS’ -l unloginvalido -p contraseñavalida

Y listo. Reiniciamos el servicio y ya todo debe ir OK.

 

Ojo, que no se hace ningún esfuerzo por cifrar esto, así que usemos un login que tenga los permisos mínimos,

Esta entrada fue publicada en Software Libre. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *