Mendigo porfiado consigue limosna…

Todos sabemos lo duro que es perder una flash o un  disco portátil. Así que cuando la semana pasada el disco portátil nuevo de 1 Tb que acababan de regalarme dejó de funcionar, metí un puñetazo sobre la mesa (todavía me duele la mano) y empecé a probar posibles soluciones.

El Gparted no reconocía el disco, fdisk -l menos, nada de lo que le hice funcionaba. Intenté hacer un trato con el lado oscuro de la fuerza, y probé en un XP y un Windows 10. Ninguno lo reconocía. Me fui a casa más aplastado que billetera antes del cobro.

En la casa, “por despecho”, para no dejar nada por hacer, probé con un Ubuntu 12.04. el Gparted no reconocía el disco, fdisk -l no lo veía, etc.

Le zumbé un mkfs.vfat /dev/dispositivo por consola y no vi que pasara nada, así que me puse  a hacer otras cosas. Al cabo de un rato lo miré y oh sorpresa!  Ubuntu me dice que tengo una flash de 2 GB en /dev/sdb1. Se dio el milagro! Levanté el Gparted, formateé el disco correctamente, y la historia tuvo un final feliz.

 

Esta entrada fue publicada en Software Libre. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mendigo porfiado consigue limosna…

  1. Carlos Pollán dijo:

    JAJAJAAJ, tu y tus historias.
    Y cuál fue el final feliz???, recuperaste el HDD de 1 TB u obtuviste un HDD de 2 GB??, yo tengo un HDD de 500GB que tiene una historia parecida a la tuya, solo que no fui tan insistente como tu, pero como fue un regalo, no lo boté ni lo mandé con el socio que vive en la línea del tren (socio al que todo el mundo manda sus cosas, para que las repare, esta reparación consiste en ponerlo en la línea cuando pasa el tren jejeje), así que lo conservo todavía. Voy a probar con esa solución que pones a ver si corro con la misma suerte.
    Un saludo y abrazo oriental.

  2. mayralberto dijo:

    Qué hay, hermano.
    Te comento que el disco sigue funcionando, pero leeento… eso sí, tiene una memoria de elefante. Todo se conserva ahí.
    Los ficheros pequeños van rápido; a medida que aumenta el tamaño aumenta la demora.
    La lentitud se la achaco a que terminé formateándolo en Linux (estas cosas los fabricantes las piensan primeramente para Windows, y si tienen tiempo, piensan luego en otros sistemas operativos. a no ser (es muy probable!) que haya algún otro detalle que me pasé por alto. El otro día vinieron a copiar documentación (le copié 34 GB de libros al colega) con un disco de 1 Tb que iba como un cohete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *